miércoles, 5 de octubre de 2011

Tu Puerta y la Llamada.

Cada puerta espera cerrada a que alguien llame. Espera que alguien responda a la llamada desde el otro lado y la abra para que alguien nuevo pueda entrar. Tú tienes tu puerta cerrada. Alguien llamará. No sabrás quién, ni cuándo, ni dónde, pero tuya será la decisión de abrir o no. Tu decidirás que haces con esa puerta. La dejarás cerrada aunque la persona insista mil y una veces o acudirás corriendo a la llamada y nada más los nudillos rocen la puerta estarás a abriéndola sin pensar. ¿La abrirás para alguien nuevo? Te arriesgas a mucho haciéndolo. Todo lo que pase a partir de que lo hagas será totalmente impredecible porque jamás a tenido precedentes que te guíen para actuar, pero puede que todo salga bien y que abrir la puerta sea lo mejor que hagas jamás en tu vida. Un 50%, nada esta claro, nada decidido. Todo depende de ti y de tu decisión de la puerta.

5 comentarios:

Patri(: dijo...

me encanta

Claudia. dijo...

Qué bonito! Supongo que tienes razón, que puede que por miedo al qué habrá detrás no abramos la puerta... Pero personalmente creo que debemos abrir todas las puertas que haya en nuestro camino, puede que detrás haya algo malo, pero saldrás de ello, pero si hay algo bueno y lo dejas pasar te arrepentirías de ello. Opino que es mejor arrepentirse de lo que hicimos que de lo que NO hicimos.
Te espero por mi blog, un beso linda <3

Eri55 dijo...

Me ha encantado tu blog! Es precioso! De verdad, maravilloso! Espero que mires el mio:
http://www.quieresentrarenmidiario.blogspot.com/

Ni contigo ni sin ti. dijo...

Me encanta Elena :)
Soy Eider con un blog de estos jajaja
Tequieroo

┼ Sheila Tomé ┼ dijo...

Hey gracias por comentar mi blog obvio te sigo igual, me encanto tu blog! esta entrada es tan metaforica, como que debes abrirle la puerta a los demas para que ellos puedan conocerte n.n:) un besote !