martes, 4 de octubre de 2011

Peter Pan.

¡No, no y no! Me niego. No pienso hacerlo. No quiero hacerlo y no lo haré. No quiero crecer. Quiero ser pequeña siempre, siempre y siempre. Quiero poder ir a los columpios y subirme sin que a nadie le importe. Quiero poder acercarme a todos con una sonrisa y ponerme a jugar con ellos. Quiero que la mayor traición que sufra sea que alguien haya hecho trampas jugando al pilla-pilla. Que el mayor dolor sea el que sientes cuando te caes de la bici. Que el amor no signifique nada. Que los besos sean solo eso, besos. Que mi mayor preocupación sea poder jugar con el juguete que me gusta. Que cuando me den un chupa-chups sea el día más feliz. Porque no quiero preocupaciones, no quiero estrés, no quiero ni sentimientos sin sentido, ni estúpidos sufrimientos, ni absurdos complejos, quiero que todo sea tan inocente y puro como cuando eres pequeño.

1 comentario:

Minobreesloquemenosimporta dijo...

Crecer es bonito, cada etapa es diferente, única y especial. Lo malo es que el tiempo pasa demasiado rápido y cuando nos damos cuenta, ya hemos perdido la mitad de nuestra vida.


fuckitforme.blogspot.com