martes, 5 de junio de 2012

¿Sigues Creyendo en las Hadas?

Siempre la opción. ¿Qué había hecho ella para merecer aquello? La noche anterior él la llamaba, le decía que era lo único que le importaba. Estúpido él y estúpida ella. Tan bonito sonaba todo. Hasta su cabeza, siempre en las nubes, parecía saber que ocurría algo. La torpe inteligencia había despertado, pero no sirvió de nada. Se dio cuenta demasiado tarde de que nada de eso era un cuento de hadas. Él le podría escribir mil veces te quiero, morderle el cuello, empujarla a la cama o acariciarla hasta que caía dormida en su pecho, pero a la vez escribía, mordía, empujaba y acariciaba a otra. Y hoy a ella ya no la llama. ¿Qué coño hizo mal? ¿Qué es lo que la otra hizo bien? Repasaba una y otra vez la noche anterior.¨Él la había llamado, como acostumbraba a hacer, habían hablado, un rato perfecto. La conversación había derivado, acabaron hablando de sentimientos. A él todo le salía muy fácil, pero ella no sabía decirlos de verdad. Cuando todo era menos íntimo resultaba sencillo, sonaba a broma. Aquel beso fue el que lo fastidió todo. No había sido la noche anterior, ni la anterior, fue hace tiempo. El primero, ¿o fue el segundo? No lo tiene claro, pero ella lo recuerda como el que fue antes que todos los demás. Ahí la cagó, en el mismo principio. Parece mentira que lo que empezó de esa manera tan cariñosa deba acabar de esta tan dolorosa.
Su historia no fue un cuento de hadas. Ninguno fue buscándolo.

1 comentario:

Marinita dijo...

Holaa!
la verdad es que no he entendido bien quien de los dos es el que cometio el error. Pero igualmente enamorarse no es ningun error porque los sentimientos y emociones no dependen de nosotros sino de nuestro corazon, lo que hacen los errores son los actos, que se hacen sin pensar o con la cabeza, pero los errores y el corazon, en mi opinion, no van unidos.
Los cuentos de hadas existen, poco pero existen. El amor es magico, aunque cuando acaba esta claro que no lo parece.
un saludoo!