sábado, 12 de mayo de 2012

Analgésicos y Orgullo.

Como siempre has vuelto. Vienes y te vas como el viento en el verano. Dejas un vacío que me resulta difícil llenar. Supongo que es por eso por lo que cada vez que pides volver a entrar te dejo sin ningún reparo. Incluso espero, busco y te sigo. Tengo esa estúpida necesidad que nadie puede comprender, solo yo, y me asalta cada vez que me quedo sin ti. La última vez que te fuiste esperé a que me asaltara, sentada, de costado, boca abajo, pero no llegó. Resulta que al final voy a tener orgullo... Lo creía inexistente. Nunca había hecho acto de presencia. Siempre me dejaba pisotear, y más si era por ti. No me importaba mientras te quedarás un poco a mi lado, aunque luego me soltarás de malas maneras en la cuneta. Dolía mucho, y aun no sé si dolerá tener orgullo, pero de momento duele menos y con analgésicos se pasa.


Te doy la espalda, pero ya no duele.

2 comentarios:

María Ignacia dijo...

Que lindo escribes y que bonita eres :)

Elenita Happy Face! dijo...

Oiins me encanta :$ A mi me pasaba eso hace un tiempo, pero ya esta superado =) Era un cabron... pero bueno ajajajaja
Mee gusta mucho la decoracion esta que has puesto, queda bien ^^ La otra me gustaba un poquito mas, no se, era como mas acogedora... ajajaja
Pásate si tienes tiempo por mis blogs, los veras si le das a mi nombre ajjaja
Un besito ^^