sábado, 16 de abril de 2011

Mi País de Nunca Jamás.

Ser una niña otra vez. Volver a ser una pequeña intrusa en la vida de todos. Volver a jugar a la busca del tesoro. Volver a disfrazarme de conejita, de gatita, de princesa, de cualquier cosa y salir volando. Volando a un lugar en el que ser feliz siempre. En el que no perder mi preciada inocencia. Ese país, el País de Nunca Jamás. De nunca jamás crecer. De nunca jamás sufrir. Ese país en el que poder vivir en la inocencia y el desconocimiento de todo eso que ahora me hace daño. Donde poder estar siempre jugando. Donde poder enfadarme sin que a nadie le importe. En el que poder encontrar amigos con los que ser yo misma. En el que jamás perdería mi sonrisa. Un país donde cada día podría ponerme otro disfraz.

Mi maravilloso País de Nunca Jamás.